CONSULTA ONLINE GRATIS CON TU PRIMER PEDIDO

Melasma facial: ¿Qué es y cómo tratarlo?

La piel es el órgano más grande y visible del cuerpo humano, y también uno de los más sensibles a los cambios ambientales y hormonales. Uno de los problemas que puede afectar a la piel es el melasma facial, una afección que provoca la aparición de manchas oscuras en la cara y otras zonas expuestas al sol.

El melasma no es una enfermedad grave ni contagiosa, sin embargo, puede causar molestias estéticas y psicológicas a las personas que lo padecen. Desde CF Therapy, vamos a explicar qué es el melasma facial, por qué se origina, los tipos de melasma, cómo tratarlo y las recomendaciones para evitarlo.

¿Qué es el melasma facial?

El melasma facial o cloasma facial es una alteración de la pigmentación de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas marrones o grisáceas en la cara. Las áreas que se ven más afectadas, por lo general, son las mejillas, el puente de la nariz, la frente, el mentón y el labio superior.

Estas manchas pueden ser pequeñas al principio, pero pueden crecer y unirse con el tiempo. A diferencia de los lunares, son planas y no sobresalen de la superficie de la piel.

Un dato curioso es que es más frecuente en las mujeres que en los hombres, especialmente en las mujeres embarazadas, las que usan anticonceptivos hormonales o las que tienen una predisposición genética o familiar.

El cloasma facial también se asocia con la exposición al sol ¿La razón? Debido a que los rayos ultravioletas estimulan la producción de melanina, el pigmento que da color a la piel y provoca la aparición del melasma en la cara.

¿Por qué se origina el melasma facial?

La causa exacta del melasma facial no se conoce con certeza, pero se cree que se debe a un desequilibrio en la actividad de los melanocitos, las células encargadas de producir melanina.

Los melanocitos pueden aumentar su número o su actividad por diversos factores, como los cambios hormonales, el estrés, la inflamación, los medicamentos o los cosméticos irritantes.

Cuando los melanocitos producen más melanina de la necesaria, esta se acumula en la capa superior de la piel y forma las manchas características del melasma por hiperpigmentacion. 

¿Qué tipos de melasma existen?

El melasma facial se puede clasificar según la profundidad a la que se encuentra la melanina en la piel. Así, se distinguen tres tipos de melasma:

  • Melasma epidérmico: es el más común y se produce cuando la melanina se deposita en la capa más superficial de la piel, llamada epidermis. Las manchas son marrón claras y responden bien al tratamiento de cloasma facial
  • Melasma dérmico: se produce cuando la melanina se localiza en la capa intermedia de la piel, llamada dermis. Las manchas de este melasma en la cara son grisáceas o azuladas y resultan más difíciles de tratar.
  • Melasma mixto: estas aparecen cuando hay melanina tanto en la epidermis como en la dermis. Producto de esto, la hiperpigmentacion resulta más oscura y tienen una respuesta variable al tratamiento.
>  Melanyc, tratamiento despigmentante con los mejores resultados

¿Cómo se trata el melasma en la cara?

El tratamiento del melasma facial tiene como objetivo reducir o eliminar las manchas y prevenir su reaparición. Para ello, se pueden emplear diferentes métodos, según el tipo y la extensión de la hiperpigmentacion, así como las preferencias y características del paciente. Algunos de los tratamientos más utilizados son:

Cremas despigmentantes

La cremas despigmentantes son productos que contienen sustancias que inhiben o disminuyen la producción de melanina por parte de los melanocitos. Algunas de estas sustancias son la hidroquinona, el ácido azelaico, el ácido kójico o el ácido tranexámico.

Estas cremas se aplican sobre las manchas una o dos veces al día durante varios meses. Es importante seguir las indicaciones del dermatólogo y no usarlas por más tiempo del recomendado, ya que pueden causar efectos secundarios como irritación, alergia o hasta hipopigmentación (pérdida del color normal de la piel).

Peeling químico

Consiste en aplicar una solución ácida sobre la piel para exfoliarla y eliminar las capas superficiales donde se encuentra la melanina. Se puede usar ácido glicólico, ácido salicílico, ácido tricloroacético o ácido mandélico, entre otros.

El peeling se realiza en sesiones periódicas y puede provocar enrojecimiento, ardor o descamación de la piel. Es importante evitar la exposición al sol después del peeling y usar un protector solar adecuado.

Láser o luz pulsada intensa para eliminar el melasma en la cara

Son técnicas que usan una fuente de luz para destruir selectivamente los melanocitos o la melanina. Se pueden usar diferentes tipos de láser o luz pulsada según el tipo de melasma en la cara y el tipo de piel del paciente.

Estos tratamientos se realizan en varias sesiones y pueden causar dolor, inflamación, costras o cambios en el color de la piel. También es imprescindible protegerse del sol después del tratamiento y usar un protector solar adecuado.

>  Consejos para cuidar y mantener tu piel sana

¿Qué recomendaciones se deben seguir para evitar el melasma en la cara?

La prevención del melasma facial se basa en evitar o controlar los factores que lo desencadenan o lo empeoran. Algunas de las recomendaciones son:

Protegerse del sol

El sol es el principal factor que estimula la producción de melanina y favorece la aparición o el oscurecimiento de las manchas. Por eso, es fundamental usar un protector solar de amplio espectro y alto factor de protección (SPF 50 o más) todos los días, incluso cuando está nublado o en invierno.

También se debe renovar el protector cada dos horas o después de sudar o mojarse. Además, se debe evitar la exposición directa al sol entre las 10 y las 16 horas, usar sombrero, gafas de sol y ropa que cubra la piel.

Controlar los cambios hormonales

Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo, la menopausia o el uso de anticonceptivos hormonales pueden favorecer el desarrollo del cloasma facial. Por eso, se debe consultar con el médico sobre la conveniencia de usar estos métodos o buscar alternativas que no afecten a la pigmentación de la piel.

Evitar los cosméticos irritantes

Algunos productos como cremas, maquillajes o perfumes pueden contener sustancias que irritan la piel y activan los melanocitos. Para evitar el malesma facial es imprescindible elegir productos hipoalergénicos, no comedogénicos y sin alcohol ni fragancias. También se debe limpiar la piel con suavidad y sin frotar.

Recomendaciones finales

Como ya hemos mencionado, el melasma facial es una afección común que afecta sobre todo a las mujeres y que se manifiesta con manchas oscuras en la cara. El melasma no tiene una causa única, sino que depende de varios factores como el sol, las hormonas, la genética o los cosméticos.

Aunque esta hiperpigmentacion no es una amenaza para la salud, ahora que sabes qué es el melasma facial y cómo provenirlo, es importante reconocer también que puede ser un signo de otros problemas subyacentes, por lo que se debe consultar con el médico ante cualquier duda o síntoma.

Con un diagnóstico correcto y un tratamiento personalizado como los de CF Therapy, el cloasma facial puede mejorar y desaparecer, devolviendo a tu piel su aspecto natural y saludable.

Deja un comentario

footer_logo-min

SÍGUENOS

Facebook-f Instagram

MI CUENTA

CONTACTA