CONSULTA ONLINE GRATIS CON TU PRIMER PEDIDO
16

Piel grasa: Cuidados, Limpieza y Tratamientos

Desde CF Therapy te hablamos de la piel grasa. Esta es un tipo común de piel que se caracteriza por una producción excesiva de sebo, una sustancia aceitosa producida por las glándulas sebáceas de la piel. Dicha producción excesiva puede provocar que la piel luzca brillante y grasa, así como poros dilatados y tendencia al desarrollo de acné y puntos negros.

Es importante saber que las glándulas sebáceas son responsables de lubricar y proteger la piel al producir sebo, que ayuda a mantenerla hidratada. Sin embargo, en algunas personas, estas glándulas producen más sebo de lo necesario, lo que resulta en una sobreacumulación en la superficie de la piel.

Asimismo, la piel grasa puede ser influenciada por diversos factores, como el genético, hormonal, ambiental y estilo de vida. Las fluctuaciones hormonales, como las que ocurren durante la pubertad, el embarazo o el ciclo menstrual, pueden aumentar la producción de sebo.

El clima cálido y húmedo también puede contribuir a la producción de sebo, así como el uso de productos de cuidado de la piel inadecuados o comedogénicos. Afortunadamente, existen tratamientos y cremas para piel grasa.

No todo son contras si tienes piel grasa

Aunque la piel grasa puede resultar incómoda o problemática para algunas personas, también tiene sus ventajas. Por ejemplo, la piel grasa tiende a mantenerse más hidratada y retener la humedad mejor que otros tipos de piel.

Además, las personas con piel grasa tienden a tener menos arrugas y líneas de expresión, ya que el sebo proporciona una especie de “hidratación natural” a la piel.

Factores por los que puedes tener una piel grasa

Existen varios factores pueden influir en la piel grasa, entre ellos tenemos:

  1. Genética: La predisposición genética puede ser uno de los principales factores que determina si una persona tendrá piel grasa. Si tus padres o familiares cercanos tienen la piel grasa, es probable que también la tengas.
  2. Hormonas: Las fluctuaciones hormonales, como las que ocurren durante la pubertad, el embarazo o el ciclo menstrual, pueden aumentar la producción de sebo y contribuir a la aparición de la piel grasa.
  3. Clima: El clima cálido y húmedo puede estimular las glándulas sebáceas y aumentar la producción de sebo. El exceso de sudoración también puede contribuir a la sensación de piel grasosa.
  4. Productos para el cuidado de la piel: El uso de productos inadecuados o comedogénicos (que obstruyen los poros) puede agravar la piel grasa. Es importante utilizar productos formulados especialmente para este tipo de piel, que ayuden a controlar la producción de sebo y mantener los poros limpios.
  5. Estrés: El estrés puede afectar el equilibrio hormonal del cuerpo, lo que a su vez puede aumentar la producción de sebo y empeorar la apariencia de la piel grasa.
  6. Dieta: Algunos estudios sugieren que una dieta alta en grasas saturadas y alimentos procesados puede contribuir al aumento de la producción de sebo y empeorar la piel grasa.
  7. Uso excesivo de productos agresivos: Contrariamente a la creencia popular, el uso excesivo de productos agresivos para eliminar el exceso de sebo puede empeorar la situación. Esto se debe a que estos productos pueden eliminar demasiado aceite de la piel, lo que lleva a una sobreproducción de sebo como respuesta compensatoria.
  8. Higiene personal: Una higiene personal inadecuada, como no lavarse la cara regularmente o no retirar correctamente el maquillaje, puede obstruir los poros y aumentar la acumulación de sebo en la piel.
>  Las mejores cremas hidratantes corporales para pieles muy secas

¿Qué rutina seguir para cuidar la piel grasa?

Para cuidar una piel grasa, es importante seguir una rutina de cuidado adecuada. Te aconsejamos lo siguiente:

1) Limpieza regular

Lava tu rostro dos veces al día con un limpiador suave formulado específicamente para la piel grasa.

2) Exfoliación suave

Realiza una exfoliación suave una o dos veces por semana para eliminar las células muertas de la piel y destapar los poros.

3) Hidratación adecuada

Aunque pueda parecer contradictorio, la piel grasa también necesita hidratación. Utiliza una crema hidratante oil-free o en gel, que no obstruya los poros.

4) Protección solar

No olvides proteger tu piel de los rayos solares. Elige un protector solar libre de aceites y con un factor de protección alto.

5) Control del maquillaje

Si utilizas maquillaje, opta por productos oil-free o de base acuosa. Evita los productos comedogénicos (que obstruyen los poros) y asegúrate de desmaquillarte por completo antes de dormir.

6) Evitar tocar el rostro

Evita tocar tu rostro con las manos durante el día, ya que esto puede transferir bacterias y contribuir a la obstrucción de los poros.

7) Dieta saludable

Una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras y ácidos grasos omega-3 puede ayudar a mejorar la apariencia de la piel.

8) Evitar el estrés

El estrés puede afectar la producción de sebo, así que procura gestionarlo adecuadamente a través de técnicas de relajación como la meditación, el yoga o el ejercicio regular.

Tratamientos para la piel grasa

Además de seguir una rutina de cuidado diario, existen diferentes tratamientos que pueden ayudar a controlar y mejorar la piel grasa. A continuación, te mencionamos algunos:

  • Ácido salicílico: Este ingrediente es muy efectivo para regular el exceso de sebo y eliminar las células muertas de la piel. Puedes encontrarlo en forma de tónicos, limpiadores o cremas.
  • Mascarillas de arcilla: Las mascarillas de arcilla absorben el exceso de grasa y desobstruyen los poros. Busca mascarillas con arcilla verde, caolín o bentonita y úsalas una o dos veces por semana.
  • Tratamientos con retinoides: Los retinoides, como el ácido retinoico, son eficaces en el control del sebo y reducción de brotes de acné. Sin embargo, estos tratamientos deben ser prescritos por un dermatólogo, ya que pueden ser irritantes para algunas personas.
  • Terapia de luz: La terapia de luz, como la luz pulsada intensa (IPL) o el láser, puede ayudar a reducir la producción de sebo y disminuir la apariencia de los poros. Estos procedimientos son realizados en un consultorio dermatológico y necesitan ser realizados por un profesional.
  • Peeling químico: Los peelings químicos pueden ayudar a exfoliar la piel y reducir la apariencia de los poros. Los ácidos como el ácido glicólico o el ácido salicílico se utilizan comúnmente en este tipo de tratamientos.
>  Consejos para cuidar y mantener tu piel sana

cremas.piel-grasa

En CF THERAPY encontrarás una diversidad de tratamientos y cremas especiales para pieles grasas, además contamos con un equipo de expertos que pueden realizarte un diagnóstico de tu piel online y recomendarte el tratamiento que necesitas.

2 comentarios en “Piel grasa: Cuidados, Limpieza y Tratamientos”

  1. Buenos días mi consulta va ca una adolescente q línea puede utilizar para acné juvenil y empeorado x el uso de mascarillas su edad es de 11 años

    Responder

Deja un comentario

footer_logo-min

SÍGUENOS

Facebook-f Instagram

MI CUENTA

CONTACTA